Rusia 2018: El Mundial que quiere ser “sustentable”. ¿Lo logró?

Rusia 2018: El Mundial que quiere ser “sustentable”. ¿Lo logró?

A raíz de la elevada contaminación provocada por la organización del Mundial de Brasil 2014, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), junto con el Comité Organizador de Rusia, decidieron emprender en 2015 el desafío de hacer de este certamen, en su edición 2018, el más sustentable realizado hasta ahora.

El desafío es particularmente destacado por haberse desplegado en un país como Rusia, uno de los más  contaminantes del mundo.

En 2016, el World Resources Institute catalogó a Rusia entre los primeros 5 lugares de los países que más emisiones de gases contaminantes generan.


Particularmente Moscú, una las principales sedes del Mundial 2018, fue calificada como acreedora  al penúltimo lugar en la calificación de eco-movilidad entre las ciudades europeas, de acuerdo a un estudio realizado por el Instituto Wuppertal para el Clima, el Medio Ambiente y la Energía en Alemania.

En este contexto, las principales iniciativas sustentables para el actual campeonato son las siguientes:

  • Doce estadios construidos con materiales ecológicos,  bajo impacto ambiental a lo largo del ciclo de vida del edificio
  • Uso eficiente de recursos y apego a los requisitos ecológicos del sistema de certificación el Building Research Establishment’s Environmental Assessment Method(BREEAM) y el Leadership in Energy & Environmental Design (LEED) que se otorgan a las edificaciones sustentables.
  • Técnicas de ahorro eléctrico que permiten reducir hasta 70% de la energía que se utilizará en cada uno de los estadios.
  • Uso de luces leds para incrementar el ahorro eléctrico general de las estructuras.
  • El Estadio Spartak, también conocido como la Otkrytie Arena, se lo rodeó con una gran área verde y cuenta con un complejo sistema automatizado que regula su consumo energético.
  • Se plantaron más de 1,050 árboles y se creó un espacio de 15,700 metros cuadrados de jardines.
  • Pelotas “verdes”. Telstar 18, inspirado en la Telstar (Television + Star) del Mundial México 70. Se diseñó con seis paneles a base de materiales ecológicos y una envoltura realizada únicamente con elementos reciclados. Es ocho gramos más liviana que la pelota utilizada en Brasil 2014 (445g).

Paralelamente, los organizadores del Mundial en Rusia buscaron involucrar a los hinchas de las distintas selecciones en la necesidad de tomar conciencia sobre las buenas prácticas sustentables.


La oportunidad de tener un campeonato mundial “verde” es inmejorable.

Como señaló el Responsable de Sustentabilidad de la FIFA, Federico Addiechi, no existe en el mundo otra competición de una sola disciplina que tenga la envergadura de la Copa Mundial de Fútbol.

con información de El Dictamen

Compartir