Kiara: Una historia de la desidia argentina sobre las ruedas de su silla

Kiara: Una historia de la desidia argentina sobre las ruedas de su silla

El caso de la nena de 10 años viene sucediendo desde hace un largo tiempo en Mar del Plata. Junto a su mamá deben esperar horas en la parada, hasta que algún colectivo, con rampa y con buena voluntad de su chofer, se dignen a llevarlas.

Kiara tiene parálisis cerebral. Desde hace dos años su mamá, Alejandra Morata, viene batallando para lograr un derecho básico: viajar en colectivo.

Pero como la nena debe desplazarse en silla ruedas, ese derecho se hace inaccesible en plena ciudad de Mar del Plata, en pleno siglo XXI.

Dialogamos con la mamá de Kiara en Ventana Abierta, por FM Milenium, y no hicimos más que sorprendernos e indignarnos por su caso.

“Hace 2 años que tenemos este problema. Tenemos que esperar hasta 2 horas”, relata Alejandra.

Esta verdadera madre luchadora tiene que tomar el colectivo para llevar a terapia también a su otro hijo discapacitado.

Si bien dos líneas de colectivos pasan por la puerta de su casa en Mar del Plata, “a veces ni paran”, denuncia Alejandra.

“Y cuando lo hacen, me dicen que no pueden llevarme, por si me caigo cuando la subo”, describe con bronca pero no con resignación.

Alejandra Morata fue a golpear las puertas de la Municipalidad de General Pueyrredón.

“Queda asentada la denuncia”, le respondieron secamente. “Me dieron un número y nada más”, describe con sorpresa y lamento.

Los vecinos del barrio se solidarizan con ella; y también padecen las consecuencias: “Tengo una vecina en silla de ruedas que pasa por lo mismo que nosotros. Los colectiveros no le paran”.

En la Dirección de Transporte de Mar del Plata le respondieron elípticamente: “Me dijeron que me tengo que quedar en la parada y que me tienen que llevar”.

Pero nadie la lleva; salvo que pase el único colectivo con rampa que tienen las dos líneas de la empresa 25 de mayo.

“Es todo por ella”, reconoce Alejandra Morata, quien además, viene dando batalla a través de una petición en la plataforma change.org para lograr que su caso tenga respuesta favorable.

Compartir