• Home »
  • Destacados »
  • Fundación Microjusticia Argentina: El desafío de hacer valer los derechos de miles de argentinos “invisibles”
Fundación Microjusticia Argentina: El desafío de hacer valer los derechos de miles de argentinos “invisibles”

Fundación Microjusticia Argentina: El desafío de hacer valer los derechos de miles de argentinos “invisibles”

La titular de la institución fue premiada por su labor en defensa de los derechos, especialmente de las mujeres argentinas. Son muchas las que ni siquiera tienen acceso a un documento de identidad y también las que sufren la desigualdad de género y la violencia machista, justamente, por no reconocer los derechos que tienen y que deben hacer valer.

La Fundación Avon entregó el Premio Mujeres Solidarias, un reconocimiento a líderes sociales que promueven un cambio de su comunidad, mediante acciones de todo tipo.

Uno de los premios fue para la Fundación Microjusticia Argentina, liderada por su Directora Ejecutiva, Alejandra Martínez. En diálogo con Diego Corbalán en FM Milenium, reconoció la problemática de miles de mujeres que hoy ni siquiera tienen una identidad otorgada por el Estado, a través de un Documento Nacional de Identidad (DNI). En ese sentido, un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, reveló que, solo entre los menores de edad, unos 170 mil niños argentinos son “NN” al no contar con documento alguno que los identifique.

La titular de Fundación Microjusticia Argentina señaló que el desafío es empoderar a millones de argentinos, especialmente mujeres, para que reconozcan sus derechos que muchas veces ni siquiera saben que los tienen. “Lo más triste es no saber que se tiene ese derecho”, remarca Alejandra Martínez, al tiempo que advierte que “la persona que no fue inscripta hasta los 12 años de edad necesita un abogado para poder hacerlo” y que probablemente tampoco cuente con un calendario de vacunas, no pueda inscribirse en una escuela y que se vea imposibilitada de hacer cientos de trámites. “Lo más preocupante es no saber cómo” se accede a ese derecho, señala la dirigente social reconocida con el premio Mujeres Solidarias de Avon.

Sin embargo, el empoderar a las mujeres no alcanza. Es que una vez reconocidos sus derechos, muchas de ellas deben luchar contra un sistema que muchas veces se olvida de sus reclamos. Es así que, por ejemplo, luego de lograr una orden de restricción a una pareja denunciada por haberla agredido, a las semanas los mecanismos de protección se vuelven a relajar y retorna el peligro, incluso de vida, para esas mujeres desamparadas. “Lo que nosotros sentimos es que hay un día después que no está cubierto. A los 30 o 60 días las medidas cesan y los violentos pueden volver”, lamenta la titular de la Fundación Microjusticia Argentina.

Compartir