Un Día del Niño para esos pequeños adultos que no tuvieron infancia

Un Día del Niño para esos pequeños adultos que no tuvieron infancia

La organización Pequeños Puentes viene trabajando en el vínculo con niños y niñas que necesitan recuperar la etapa más preciada de la vida, que es la de los juegos, los sueños y el amor.

Pequeños Puentes es una organización nacida de la necesidad social de muchos chicos de la Argentina profunda y desigual.

Su fundadora es Pilar Medina.

Esta profesora de Literatura sentía la necesidad de hacer algo distinto por esos chiquitos que fue conociendo en el aula.

En diálogo con Voz por Vos, Pilar advierte que muchos nenes y nenas de la Argentina, “tienen una infancia muy corta”, interrumpida por los avatares de una vida que los empuja al trabajo temprano o directamente a la calle.

Son hijos de padres en problemas, con una vida entre paréntesis.

Esos chicos pasan rápidamente a la adultez y, para Pequeños Puentes, el desafío es que recuperen esa “infancia robada”.

Pilar Medina recuerda sus comienzos al frente de su proyecto, como así mismo rememora las estrofas de “Chiquilín de Bachín”, memorable canción de Astor Piazzola y Horacio Ferrer.

“Niño de mil años que por dentro le enreda el piolín” fue el disparador de su idea solidaria, transformada en un desafío por tenderle una mano a esa pequeña alma atrapada en una vida de adulto.
“Chiquilín de Bachín”
Por las noches, caras sucias
de angelito con bluyín
vende rosas en las mesas
del boliche de Bachín
Si la luna brilla
sobre la parilla
come luna y pan de hollín
Cada día en su tristeza
que no quiere amanecer
lo madruga un seis de enero
con la estrella del revés
y tres reyes gatos
roban sus zapatos
uno izquierdo y el otro ¡también!
Chiquilín
dame un ramo de voz
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor
baleame con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí
Chiquilín
Cuando el sol pone a los pibes
delantales de aprender
él aprende cuánto cero
le quedaba por saber
Y a su madre mira
yira que te yira
pero no la quiere ver
Cada día, en la basura
con un pan y un tallarín
se fabrica un barrilete
para irse ¡y sigue aquí!
Es un hombre extraño
niño de mil años
que por dentro le enreda el piolín
Chiquilín
dame un ramo de voz
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor
Baleame con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí
Chiquilín

Compartir